Los principales factores que alteran la piel

 

Es posible que no lo sepas pero la piel es el órgano más grande del cuerpo. Representa el 16% de su peso total y tiene entre sus principales funciones la de proteger a todos los órganos y sistemas corporales del ambiente exterior. Para ello cuenta con su propio mecanismo de aislamiento y escudo protector prácticamente impenetrable a la mayoría de agentes patógenos medioambientales.

También actúa como elemento componente del termostato corporal encargado de regular la temperatura mediante el sudor cuando el calor es excesivo o mediante espasmos musculares (escalofríos) en caso contrario.

La piel registra la mayoría de alteraciones tanto endógenas (herencia genética) como exógenas (medioambientales) siendo muy sensible a las alteraciones climatológicas, a la polución atmosférica y a los agentes irritantes con los que entra en contacto, así como a la calidad de la alimentación, la salud hormonal, el estrés psicoemocional, incluso la propia edad y el sexo son elementos a tener en cuenta, todos ellos factores que forman parte del propio devenir de la vida diaria, de la forma de ser de cada uno  y la propia existencia en el mundo actual.

Sin embargo los cambios estructurales cutáneos se deben fundamentalmente a tres factores principales, al buen funcionamiento de los órganos internos, a la depuración de toxinas residuales del metabolismo y al equilibrio adecuado de minerales, enzimas y vitaminas. No es posible una piel sana, bien hidratada y nutrida, con aspecto joven, si alguno de estos factores está alterado.

Una buena estrategia para mantener sana y joven la piel, consiste en asegurarse de que los órganos del cuerpo, principalmente hígado y colon, estén en perfectas condiciones. Utilizar depurativos hepáticos y de colon, por lo menos una vez al año, puede resultar una buena idea si tenemos la sospecha de que las digestiones son lentas o padecemos de dificultades para evacuar con regularidad. Un hígado repleto de toxinas metaboliza la grasa de forma deficiente, engordamos y nuestra piel se hace inestable, llena de impurezas, granos y con un aspecto ácido y oxidado.

El estrés es otro de los principales venenos de la piel. La vuelve envejecida porque potencia la capacidad del organismo para retener los temidos radicales libres, agentes altamente oxidantes causantes del envejecimiento celular y por tanto, de las arrugas y la flacidez. Tomar antidepresivos sin causa verdaderamente justificada, puede resultar a corto plazo un problema más que una solución. Es preferible recurrir a tomar triptófano, aminoácido natural contenido en las frutas y que el organismo necesita para fabricar entre otras, la hormona serotonina, más conocida como hormona del placer, siendo el mejor antidepresivo en la mayoría de los casos y no tiene efectos negativos sobre la piel ni ninguna otra parte del organismo. Nuestro producto Bel-Equilibrio te puede ayudar.

Y por último, recurrir a un complejo multivitamínico y mineral, como nuestro producto Beauty-Bel, que asegure el aporte de enzimas, aminoácidos, minerales y vitaminas que el organismo necesita diariamente para completar sus necesidades nutricionales y de este modo, la piel obtendría todos los nutrientes que necesita para estar sana y joven.

En estos sencillos principios se basa la NUTRICOSMETICA, la nueva forma de entender la cosmética, y Nutribel te ofrece su gama de productos para alimentar el cuerpo con los nutrientes que necesita para que manifieste su salud en forma de una piel bella y joven.

 

Fuente: nutri-cosmetica.com