Piel bronceada sana: cómo mantenerla

piel bronceada sana

Tan cierto es que la piel bronceada en verano resulta más estética como que el exceso de sol es perjudicial. Por suerte, hay determinadas pautas que podemos seguir para disfrutar de una piel sana y bronceada durante más tiempo, sin necesidad de aumentar nuestra exposición solar.

Los peligros del sol

peligros del sol

Todos conocemos el riesgo de sufrir quemaduras por acción del sol, y que estas se manifiesten desde simples rojeces hasta ampollas. Sin embargo, si no tomamos el sol con moderación y adoptando unas medidas básicas de protección, este no es el único riesgo del sol:

1.-Nos hace más propensos a sufrir cáncer de piel. El exceso de exposición solar sin protección está relacionado con el melanoma y el carcinoma.

2.-Envejecimiento prematuro de la piel. La piel muy bronceada suele presentar sequedad y arrugas debido a que los rayos UVA destruyen el colágeno y la elastina de la capa subcutánea.

3.-Trastornos oculares (temporales o crónicos). Este riesgo se deriva de no llevar gafas adecuadas durante incluso en las horas de menor incidencia solar (a primera y última hora del día, los días nublados, etc.).

 

Los beneficios del sol

beneficios del sol

Sin embargo, el sol no tiene porqué ser perjudicial. También presenta muchos efectos beneficiosos para nuestro organismo, siempre que nuestra exposición directa sea moderada y cuidada.

Algunos de los muchos beneficiosos del sol son los siguientes:

1.-Sintetización de la vitamina D, que nos ayuda a fijar el calcio en nuestros huesos y nos hace más resistentes a los procesos cancerígenos de mama, colon y ovario. También se cree que la vitamina D nos ayuda a frenar las enfermedades degenerativas como la esclerosis múltiple.

2.-Fortalecimiento del sistema inmunitario. El sol aumenta la producción de glóbulos blancos, que nos protegen de infecciones.

3.-Disminunión del colesterol. De forma moderada, el sol ayuda a metabolizar la grasa de las arterias y reduce la presión arterial.

4.-Mejora el aspecto de la piel. Al igual que el exceso de exposición solar produce envejecimiento de la dermis, con moderación resulta beneficioso para combatir el acné, la psoriasis y la ictericia.

 

Pautas para mantener una piel bronceada y saludable

Por tanto, parece claro que el truco para mantener una piel bronceada y saludable está en encontrar el equilibrio intermedio. Las pautas que debemos adoptar para tomar el sol con precaución y poder mantener nuestro moreno por más tiempo son las siguientes:

1.-Para mantener la piel joven: hidratación y alimentación. Beber mucho y tomar alimentos ricos en agua nos ayudará a mantener la piel tersa.

2.-Para evitar las quemaduras necesitas más que la sombrilla. Los tejidos  todavía permiten que se traspase el 35% de la radiación, por lo que sigue siendo necesario utilizar factor de protección alto cuando nos protegemos con sombrillas, gorras y demás.

3.-Para prepara tu piel: dosifica la exposición directa. No quieras broncear tu piel del todo el primer día, esto solo propiciará algunos de los problemas anteriormente citados. Lo ideal sería hacerlo de forma progresiva, de forma que el primer día la exposición fuese simplemente de 10 minutos, para poder pasar a 15 el segundo y así sucesivamente. El límite debe ser un máximo de 30 minutos al día.

4.-Para cuidar tu piel: protege tu piel cada dos horas: No es suficiente con llegar a la playa, aplicar la crema solar y olvidarse de ella el resto del día. Debe aplicarse media hora antes de exponerse al sol y renovarse cada dos horas y cada vez que se entra en contacto con el agua.

5.-Para evitar la radiación nociva escoge las horas más adecuadas: Entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde, los rayos del sol son especialmente dañinos. Si no puedes evitar exponerte al sol durante estas horas, utiliza protección muy alta, hidrátate bien e intenta cubrirte con sombrillas o gorras.

6.-Para evitar quemaduras inesperadas, protégete los días nublados. Aunque el cielo esté cubierto y el sol caliente menos, los rayos traspasan igualmente las nubes. Aplícate crema solar y renueva cada dos horas.

Y finalmente, no olvides que cuando trabajamos o practicamos deporte al aire libre, también estamos exponiendo nuestra piel de manera directa a los rayos del sol. Para estas actividades debemos protegernos de la misma manera que si vamos a estar en la playa.

 

La nutricosmética como tu mejor aliado

nutricosmetica

La triple regla de la nutricosmética para proteger nuestra piel es preparar, reparar y prolongar. Estos tres sencillos pasos son un importante aliado para mejorar la eficacia de todas las medidas de protección solar que hemos mencionado en este post. Los productos de Nutribel están compuestos por micronutrientes naturales como:

  • El ácido alfa lipoico actúa como antioxidante y previene el envejecimiento prematuro de la piel.
  • La espirulina es un alca rica en vitaminas y minerales que refuerza el sistema inmunológico.
  • El ácido linoleico conjugado (CLA) ayuda a fortalecer la piel y a neutralizar los radicales libres.

Gracias a estos productos puedes contar con un potente aliado para proteger tu piel y que no solo logramos una piel bronceada, sana y rejuvenecida, sino que también ponemos a raya los efectos nocivos que puede tener el sol. En Nutribel, te ayudamos a cuidar lo mejor de ti.