Preparar la piel por dentro para el verano

1. Sustancias que favorecen el bronceado

Para obtener un bronceado homogéneo y duradero y al mismo tiempo ayudar a la piel a defenderse de la producción de radicales libres, que se acelerada por la exposición a los rayos ultravioleta, es importante enriquecerse de alimentos, unas semanas antes, con sustancias que contengan alfa y beta carotenos.

Encontraremos beta carotenos en alimentos clásicos como la zanahoria, pero también en tomates, albaricoques, verduras y hortalizas de hoja verde, entre otros. Los alfa carotenos se encuentran en vegetales como el kiwi o el brócoli. Los alfa y beta carotenos facilitan la producción de melanina y con ello la defensa de la piel frente a la agresión solar, además de funcionar como antioxidantes.

2. Sustancias que protegen y preparan la piel para

Los ácidos grasos omega 3 son potentes reparadores tisulares, en concreto son muy protectores de las membranas celulares. Es interesante empezar a ingerirlos al menos un mes antes de comenzar la exposición solar.

La forma más fácil de incorporar ácidos grasos omega 3 es aumentando nuestro consumo de pescado azul, como el atún, anchoa o boquerón, caballa, arenque, salmón, rodaballo, pez espada y lubina. La mayoría de los alimentos procedentes del mar son ricos en estas sustancias, también aportan oligoelementos como hierro, cinc, yodo y selenio. Por ejemplo, las ostras tienen mucho cinc.

El selenio está presente también en cereales y carnes. Algunos de estos oligoelementos son también potentes antioxidantes. Los ácidos grasos poliinsaturados del tipo omega 3 (linolénico, eicosapentainoico y docosahexahenoico) así como los omega 6 (linoléico, gamma linolénico y araquidónico) se pueden tomar en forma de complemento dietético.

Las vitaminas ejercen un papel esencial en la renovación celular, la generación de colágeno y la protección contra los radicales libres. La fruta y la verdura son fuentes naturales de vitaminas, por lo que es necesario incrementar su presencia en la dieta.

Los minerales favorecen la formación de nuevas células, la circulación sanguínea y la asimilación de las vitaminas. Podemos encontrarlos en los cereales, legumbres, frutos secos, carnes y pescados.

Las proteínas son los constituyentes básicos de la piel. Podemos encontrarlos en los lácteos (preferiblemente desnatados, para que no nos aporten un exceso de grasa), carnes, pescados y huevos.

Seguir y recodar toda la lista de alimentos recomendados para prepararse a la exposición solar, es un poco difícil, por eso la gama de productos de Nutribel, te ayuda a conseguir todos los nutrientes necesarios para que puedas disfrutar del verano y del sol.