5 consejos para preparar nuestra piel para el sol

preparar piel sol

Con la llegada de la primavera, los días de exposición al sol comienzan a estar cada vez más cerca. Por ello, es importante que preparemos nuestra piel para evitar posibles daños en los próximos meses de calor.

Ya sea pasando un día de playa entre sobrinos, hijos y nietos, o bien en una terraza tomando un café con tus amigos. No obstante, hay que ir con cuidado, puesto que en exceso puede ser perjudicial para la salud, sobre todo para el paso del tiempo de la piel.

Es por ello que es muy importante preparar esta última para evitar cualquier tipo de daño, riego y edad de la dermis, pero sin renunciar a una piel bronceada y saludable para este verano.

Poner a punto la piel antes de tomar el sol es muy importante así como seguir determinados pasos es fundamental. Por ello, ¡prepárate!  Para que tu cuerpo no se resienta, y ni se envejezca más de lo debido.

Pasos para que tu piel esté bien bronceada

Conseguir una piel bronceada, natural de color uniforme y, sobre todo, muy envidiable no es tarea fácil, pero tampoco se debe de hacer a voz de pronto, sino que se debe de preparar para que los resultados sean los más óptimos, y que además evite cualquier tipo de riesgo.

1. La exfoliación

exfoliacion

Si quieres conseguir un bronceado y unos resultados espectaculares, es fundamental que tu piel esté  completamente  limpia y sin impurezas, pero eso sí, de ello hay que cuidarlo antes de tomar el sol.

Eliminar las células muertas antes de la exposición  baños solares es un hecho bastante obvio, pero hay que recalcar que hay que realizarlo bien. Se debe de cuidar la frecuencia de exfoliación. Puede ser 15 días como un tiempo correcto para conseguir buenos resultados, y llegar en perfecta forma al esperado verano y cubrirse con los rayos del astro rey.

Otro consejo para este paso: es importante dedicar un tiempo especial y enfático en las zonas más complicadas como rodillas, codos o talones, y sin olvidar el rostro para que el impacto del sol no sea tan agresivo.

Cuantas más células muertas seas capaz de eliminar, mayor será la recepción de tu cuerpo en lo que a beneficios del sol se refiere, y así la reactivación de la circulación, cosa que permitirá que tu piel nueva esté más cuidada y oxigenada.

2. La Hidratación

Después de realizar un buen proceso de exfoliación llega el momento de la hidratación. En este momento, la piel estará lista para absolver todos los componentes y elementos beneficiosos de las cremas hidratantes.

Para que tu piel se sienta perfecta, es vital saber escoger cuál es la loción hidratante que va consigo, y… ¡Súper importante! El cuerpo y el rostro tienen cada uno su crema correspondiente. No mezcles cremas, y verás cómo los resultados son los que andas buscando.

¿No es complicado verdad? A partir de este momento, y en el que inicias el proceso de preparación de la piel para la exposición del sol, debe de ser cuidadosa y dedicada, y la hidratación es uno de esos pasos.

Así que tal cuál salgas de la ducha, es importante que adquieras la costumbre de hidratar a fondo tu cuerpo.  ¿Otro consejo? Puedes aprovechar a aplicarte cremas reafirmantes para conseguir el deseado vientre plano o la eliminación de la piel de naranja.

 

3. Descansar

Seguro que alguna vez has escuchado el dicho de que: la piel tiene memoria. Bien, pues el descanso es uno de los momentos que más en serio te debes de tomar, porque un mal, o insuficiente, descanso hace que todo tu cuerpo lo note, y la piel es una de esas partes corporales.

El sol envejece la piel, y es por ello  que se debe de mantener cuidada mediante lo comentado anteriormente en este artículo, combinado con el descanso.

Dormir 8 horas, y descansar  es el factor clave del proceso de descanso para que cuerpo y mente estén en equilibrio.

No obstante, existen productos naturales y complementarios, como los de Beauty-Bel de Nutribel, que aportan todos los factores y componentes idóneos para que tanto cuerpo, mente, y sobre todo piel se relaje y  se sienta cuidada.

4. Proteger la piel

Este es quizá el más importante de todos los pasos a seguir para preparar a tu piel para tener un bronceado espectacular.

Para la protección perfecta debes de encontrar la crema solar que va más contigo, y con un factor de protección alto, para no dañar la melanina de tu piel, y así ni que se resienta, ni tener que arrepentirte de daños colaterales muy graves, como puede ser quemaduras graves o el daño de la estructura de la dermis.

La aplicación del factor solar se debe realizar repetidamente y en una frecuencia de uso muy corta, puesto que el sol, actualmente es muy agresivo.

Así que si quieres tener una piel sana, bronceada, pero a la vez  llena de vida y joven, debes de protegerla.

5. Y… cuidar la alimentación

Y por último, y no menos importante, está la alimentación. Como todo en esta vida, la nutrición y los alimentos que ingerimos nos afectan y ayudan para una cosa u otra, dependiendo de los objetivos que tengamos.

Como venimos contando, la piel es muy susceptible a muchos factores ajenos a ella, y la alimentación es uno de ellos. Por ejemplo, comer alimentos ricos en pigmentos rojizos o naranjas, ayudaran a la dermis a mejorar la absorción del sol y por ello más bronceado.

Puedes contribuir a su mejora gracias a diferentes complementos alimenticios que refuercen no solo tu sistema inmunitario, sino también la salud de tu piel. Por ejemplo, comer alimentos ricos en pigmentos rojizos o naranjas, ayudaran a la dermis a mejorar la absorción del sol y por ello más bronceado. O La falta de producción de ácidos grasos Omega 3, beneficiosos para la misma dermis, y el bienestar corporal.

Es por ello que complejos alimenticios como pueden ser los de Bel-Omega, son otro claro ejemplo de ayuda positiva para la preparación de la piel, y el cuerpo, frente a las futuras exposiciones al sol.