Síndrome post-vacacional

No es melancolía poética. Los cambios en la luz afectan los niveles de serotonina y melatonina reguladoras de ciertas emociones.

 

La glándula pineal ubicada en el hueso epífisis que se encuentra en la parte posterior de la base del cerebro se ha puesto de moda ya que “despertarla” ayudaría a estar más conectados con el Universo.  Su función activa la desempeñan los neurotransmisores: mensajeros que mantienen conectadas a todas las neuronas del cerebro.

Además secreta las hormonas  serotonina y melatonina, la primera se relaciona con el optimismo y es estimulada por la abundancia de luz y la segunda se desencadena de la síntesis de la primera estimulada por la oscuridad y se relaciona, cuando no tiene niveles equilibrados, con la depresión y el insomnio.

Estas sustancias se ven afectadas a la llegada las estaciones frías a causa del “acomodo” al que deben estar sujetas. Lo mismo sucede en el cambio de luz que se da hacia la época estival. Mientras hay gente que consigue adaptarse con naturalidad, hay otras tantas que sufren con los cambios de estación del verano al otoño-invierno y desde el invierno hacia la primavera por los cambios en la luminosidad. Esto dado a estas dos hormonas (serotonina y melatonina) son “fotoperiódicas”.

Nuestro Bel-Equilibrio es un suplemento 100% natural que nivela la melatonina y aumenta la serotonina, para superar las épocas de stress o bajón anímico